18 Pues aunque él hiere, también venda las heridas;
él golpea, pero sus manos también sanan.