6 El mal no germina del suelo
ni la aflicción brota de la tierra,