9 Así como las nubes se disipan y se desvanecen,
los que mueren
ya no volverán.