13 Dios no contiene su enojo;
aun los monstruos del mar
son aplastados bajo sus pies.