15 Aunque yo tuviera razón, no tendría ninguna defensa;
sólo podría rogar misericordia.