28 aun así le tendría pavor a todo el dolor
porque, oh Dios, sé que no me encontrarías inocente.