9 Pues no hay grano ni vino
para ofrecer en el templo del Señor
.
Por eso los sacerdotes están de luto;
los ministros del Señor
están llorando.