22 Los israelitas también habían matado a Balaam, hijo de Beor, quien usaba magia para predecir el futuro.