17 Jericó y todo lo que hay en la ciudad deben ser destruidos
por completo como una ofrenda al Señor
. Solo se les perdonará la vida a Rahab, la prostituta, y a los que se encuentren en su casa, porque ella protegió a nuestros espías.