28 Les doy vida eterna, y nunca perecerán. Nadie puede quitármelas,