32 Y, cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí».