25 Con eso se cumple lo que está registrado en sus Escrituras:
“Me odiaron sin motivo”.