49 —Señor, por favor —suplicó el funcionario—, ven ahora mismo, antes de que mi hijito se muera.