38 y no tienen su mensaje en el corazón, porque no creen en mí, que soy a quien el Padre les ha enviado.