5 Aunque ustedes ya saben estas cosas, igual quiero recordarles que Jesús
primero rescató de Egipto a la nación de Israel pero luego destruyó a los que no permanecieron fieles.