23 —No te preocupes —le contestó el Señor
—. No tengas miedo; no morirás.