17 Jerusalén extiende la mano en busca de ayuda,
pero nadie la consuela.
El Señor
ha dicho
de su pueblo Israel:
«¡Que sus vecinos se conviertan en enemigos!
¡Que sean desechados como un trapo sucio!».