52 Mis enemigos, a quienes nunca les hice daño,
me persiguen como a un pájaro.