56 Me oíste cuando clamé: «¡Escucha mi ruego!
¡Oye mi grito de socorro!».