57 Así fue, cuando llamé tú viniste;
me dijiste: «No tengas miedo».