58 ¡Señor, tú eres mi abogado! ¡Defiende mi caso!
Pues has redimido mi vida.