16 Cayeron las guirnaldas
de nuestra cabeza.
Lloren por nosotros porque hemos pecado.