17 Tenemos el corazón angustiado y cansado,
y nuestros ojos se nublan por las lágrimas,