2 Se entregó nuestra herencia a extraños;
nuestras casas, a extranjeros.