9 »Cualquiera que contrae una enfermedad grave de la piel deberá acudir al sacerdote para ser examinado.