24 Tampoco presentarás al Señor
un animal que tenga los testículos dañados o que esté castrado. No harás esto en tu propia tierra,