36 En el día que fueron ungidos, el Señor
les mandó a los israelitas que dieran estas porciones a los sacerdotes como su parte perpetua de generación en generación».