47 ¡Cuánto mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador!