48 Pues se fijó en su humilde sierva,
y de ahora en adelante todas las generaciones me llamarán bendita.