33 Así que no puedes convertirte en mi discípulo sin dejar todo lo que posees.