3 Así que, ¡cuídense!
»Si un creyente
peca, repréndelo; luego, si hay arrepentimiento, perdónalo.