39 «¡Bien dicho, Maestro!», comentaron algunos de los maestros de la ley religiosa que estaban allí.