41 Se alejó a una distancia como de un tiro de piedra, se arrodilló y oró: