51 Pero Jesús dijo:
Y tocó la oreja del hombre y lo sanó.