30 De repente aparecieron dos hombres, Moisés y Elías, y comenzaron a hablar con Jesús.