26 En ese mismo momento, el espíritu soltó un alarido, le causó convulsiones al hombre y luego salió de él.