32 Esa tarde, después de la puesta del sol, le llevaron a Jesús muchos enfermos y endemoniados.