31 El cielo y la tierra desaparecerán, pero mis palabras no desaparecerán jamás.