42 Levántense, vamos. ¡Miren, el que me traiciona ya está aquí!».