8 En ese mismo instante, Jesús supo lo que pensaban, así que les preguntó: