10 Entonces Jesús miró al paralítico y dijo: