12 pero Jesús ordenó severamente a los espíritus que no revelaran quién era él.