8 Pues Jesús ya le había dicho al espíritu: