10 Entonces los espíritus malignos le suplicaron una y otra vez que no los enviara a un lugar lejano.