4 Tampoco comen nada del mercado sin antes sumergir sus manos
en agua. Esa es solo una de las tantas tradiciones a las que se han aferrado, tal como el lavado ceremonial de vasos, jarras y vasijas de metal).