25 Cuando Jesús vio que aumentaba el número de espectadores, reprendió al espíritu maligno.
—dijo—.