24 Al instante el padre clamó:
—¡Sí, creo, pero ayúdame a superar mi incredulidad!