22 Entonces Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo
por decir semejantes cosas.
—¡Dios nos libre, Señor! —dijo—. Eso jamás te sucederá a ti.