22 Jesús les respondió:
—Claro que sí —contestaron ellos—, ¡podemos!