40 Toda la ley y las exigencias de los profetas se basan en estos dos mandamientos.